La situación mundial es crítica en cuanto a la salud, creo que todos sabemos del famoso virus que aterra a la humanidad. Vivo en Aguascalientes y hace unas horas ví en facebook que hay 3 casos confirmados. Mis vecinos salen, los niños juegan, escuchan música, ayer hicieron una fiesta. Y yo no sé si estar triste o alegre, una parte de mi, está contenta que la gente continúe sus vidas, y la otra parte se preocupa porque si es virus es real, se están exponiendo.

No escribí mal, ni leíste algo incorrecto, yo sí dudo de la veracidad del virus, al menos en mi país, y mi incertidumbre se debe a los medios. Por fortuna yo suelo lavar mis manos constantemente, siempre cargo con jabón y gel antibacterial, limpio continuamente mi celular, odio saludar de beso a la gente. Las medidas de higiene que se exigen para la contingencia yo las he aplicado mucho tiempo.

Tengo muchas dudas respecto a la veracidad del virus, yo si creo que el virus en sí es real y tengo miedo, demasiado.

Los medios están fijando toda su completa atención al virus, a infectados, muertes y consecuencias. Hay empresas que se niegan a cerrar pues eso afecta la economía de los dueños y los empleados. Compañeros de la Universidad Autónoma de Aguascalientes crearon una iniciativa para suspender las clases antes de que el asunto se volviera más viral, y sé que hubo quien firmó porque quería librarse de sus estudios.

Me levanto y me acuesto con noticias del virus, y sinceramente ya no puedo, no soporto el ataque que recibe mi mente. No puedo dormir bien y sé que es por todo eso. Tengo miedo por lo que suceda después, por la economía de mi estado y país. Mis hermanas y mi novio siguen presentándose a trabajar, no les han dado medidas de higiene. Por la tarde fui por pizza, las mesas y sillas están apiladas, acordonadas como una escena de crimen, nos dieron dos pizzas en 2 minutos. Vi un bar y una empleada sacando mesas.

Cancelaron el taller de oración al que asistía, solo nos presentamos tres personas. Dijeron que este año no habrá Pascua Juvenil, aunque seguirán celebrando misas, dicen que van a dar gel antibacterial a todos antes de entrar, ya no habrá saludo de paz.

Mi prima subió un video de Putin dónde está en contra de la situación, la calidad es mala, pero me ha puesto a pensar ¿Porque no sé menciona Rusia? Busqué información y encontré la misma noticia repetida en diferentes páginas.

Me preguntó, ¿Qué pasa en África? ¿Allá también hay infectados? En 2014 les atacó el virus del Ébola, hicimos, compartimos y nos reímos de memes, y el mundo no hizo mucho ruido, no recuerdo que la noticia haya durado siquiera un año.

Circulan noticias e imágenes de espacios que vuelven a hacer las paces con la naturaleza, dicen que los animales han vuelto, no sé si sea cierto, pero si lo es, estoy muy alegre por eso, siempre he creído que la naturaleza reclamará lo que le pertenece, lo que la humanidad le ha arrebatado.

Todos los medios son oficiales, y hasta los medios oficiales no me dan confianza. El Universal publicó que el primer y hasta ahora único muerto por el virus asistió al concierto de Vive Latino, pero omitieron que en realidad murió por una complicación diferente.

En noviembre del año pasado fui a la Ciudad de México, iba caminando cerca del barrio chino junto al profesor y mis compañeros de universidad, de pronto comenzó a llover y como si fuera arte de magia, todos y cada uno de los puestos sacaron paraguas, no importaba si era de comida, en cada esquina podía comprar.

Siento que los medios se han vuelto ese lugar en tiempos de lluvia, no importa si el objetivo de difusión es distinto, todos hablan del virus, y lo hacen porque el público exige tocar el tema.

Escucho en la radio noticias del virus, el lunes salí con mis amigas y hablamos del virus, mi papá se queja del virus. ¿Qué pienso del virus?

Creo que el virus ya llegó, ya nos infectó, pero yo no tengo tos seca, no duele la cabeza, no tengo fiebre y aunque nunca he tenido mejores fozas nasales, puedo respirar bien. Estamos infectados desde el momento que dejamos que los medios nos manipularan, yo sé que nadie se ha escapado, en todos lados está, en casa, en la esquina de la calle, en el trabajo, en la tele, en la radio, en internet.

Hace unas horas escuché la única estación de radio que escucho, la cual me harta de las mismas canciones pero me niego a cambiarle, todo el día hay locutores, y el locutor de la tarde leyó los comentarios de Facebook, alguien preguntó si él usaba cubrebocas en el trabajo y él respondió “Yo no uso cubrebocas en mi trabajo, ni en casa ni en la calle, mi vida transcurre normal”. Yo pensé en dos cosas, primero creo que se necesita mucho calor para ir en contra de lo que todos creen correcto, él no tiene miedo. También pensé ¿Sabrá algo que nosotros no?

Instinto, el virus nos ha infectado, yo lo veo como una terrible ola de información que es arrojada por las mareas de los medios, la mayoría de la gente no se ha ahogado porque deja que la corriente los lleve a dónde sea que vaya. Pero ¿Qué pasa con los que no sabemos nadar o no queremos ir a esa dirección? Estamos varados, a punto de hundirnos.

Todos los días veo la misma información en diferentes páginas de facebook, no puedo estar en la sala de mi casa porque ven noticias y repiten lo mismo que ya ví en la mañana. No es necesario salir a la calle para estar infectado, yo ya estoy y he estado la mayor parte del tiempo en mi casa. Para mí el virus es la información, es la gente creyendo que publicando que se quede en casa evitará que se propague. El virus es el miedo, y el miedo llega con la información. El virus es el pánico y llega con la información.

Sé que no puedo evitar ni controlar el flujo de la información, el flujo del virus ideológico, pero intentaré ir en contra de la marea, sé que hay unos cuantos que como yo sufre por tanto desborde de lo mismo. Quizá mis acciones no hagan mucha diferencia, ya no quiero dudar si el virus es real o no, pero quiero proteger a mi círculo social de infectarse mentalmente. Procuraré no publicar, compartir más sobre el tema, no usaré las palabras contingencia, pandemia, coronavirus, quédate en casa, virus. Intentaré que este post sea lo último respecto al tema, compartiré música, escribiré de otras cosas y las publicaré, leeré, cambiaré de tema si es necesario, no compartiré memes al respecto. Sé que no puedo evitar quedarme en casa, también sé que no puedo detener las olas y las mareas, pero intentaré ver todo desde otra perspectiva, quiero romper con el algoritmo del virus ideológico, espero que en el proceso el virus real no me infecte a mi o a mis seres queridos.

Me disculpo por la repetición de palabras y las inconsistencias de este texto, si te sentiste abrumado por tantos datos inecesarios, bienvenido, así me siento yo. Insisto, mi intención no es literaria ni académica, hago esto más por mi salud mental que por mi salud física.

Por último les dejo una serie de imágenes a las cuales tomé captura en el transcurso de la mañana de hace unos días, desperté a las 10 AM y al rededor de las 2:00 PM dejé de tomar capturas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s