Acerca de La Escritora de la Noche

Soy Karol Leos, una joven estudiante que desde hace no mucho me nació el deseo de convertirme en una escritora. Actualmente estudio la en la Universidad Autónoma de Aguascalientes en la licenciatura en Estudios del Arte y Gestión Cultural.

Mi historial académico es extenso y extraño, desde 2014 intenté estudiar algo, pero mi naturaleza inestable no me dejaba decidir qué. De pequeña soñaba con dedicarme a la música, o locución, y también a escribir. Sin tener razón de mi propia vida, pasé alrededor de dos años en una carrera que según los demás, «era perfecta para mí». Qué horror que tengan que decirle eso a alguien, ¡Como si tuvieran derecho!

Entonces comprendí que no era feliz en ningún aspecto de mi vida, lo único que alegraba mis lúgubres días era escribir para mí. Ya no recuerdo cómo sucedió, solo un día desperté y sentí que mi vida pertenecía a las letras. Confirmé mi presentimiento cuando entré a mi actual carrera, encontré seguridad, compañerismo, cariño, comprensión y mucho más.

Me han preguntado en varias ocasiones ¿Por qué no estudiaste Letras? y la verdad es que, en uno de mis muchos intentos a la universidad, fui aceptada en esa carrera, y las razones por las que no me inscribí fueron miedo y una terrible situación económica que me tenía de cabeza.

Creo que sucedió lo que tenía que pasar, me siento libre y contenta de donde estoy. Sin embargo, en algunos momentos mi carrera me consume tanto tiempo y energía, que pareciera que mi sueño de ser escritora pasa a ser una meta en segundo plano. Eso a veces me frustra y me deprime, porque en serio, es una de las pocas cosas que quiero que se cumplan en verdad.

Por eso a veces estoy muy activa y otras simplemente desaparezco, también se debe a mi desordenada mente que me hace tener muchas ideas a la vez. Ojalá con el tiempo y mucha disciplina logre entenderme.

Escribo a partir de lo que me gusta, de lo que pienso y siento. Adoro escuchar música, y recientemente a estudiarla un poco. Me defino como una persona friki, otaku, metalera, cumbiera, darks, nocturna y mucho más; soy una mezcla de flores, color negro, botas, ternura, rudeza, dedicación y mucha pasión.

Finalmente, mi alma está fragmentada en cada una de las cosas que escribo, si desean saber más, deberán leerme.